Blog

Dulces de convento y receta de rosquillas de anís

dulces de convento

Dulces de convento: un trocito de cielo

Quien no asocia a nuestras fiestas religiosas algún dulce elaborado en casa. Si nos referimos a la Semana Santa enseguida nos vienen a la cabeza las famosas torrijas, buñuelos de viento, pestiños o rosquillas, entre otros dulces exquisitos.

Muchos de los monasterios y conventos de diferentes ordenes, repartidos por todo el territorio español se han dedicado entre otras cosas a la elaboración de estos tradicionales dulces que son la antítesis de la bollería industrial.

Es el caso de  la orden de las Clarisas de Jerusalén de Barcelona , que amablemente nos cedieron un poquito de su tiempo para hablarnos de sus dulces creaciones .

De costureras a pasteleras 

–  Ave María purísima. – Interpelan las dos hermanas. –

  • Sin pecado concebida. – Contestamos al unísono la creadora de este blog y la que escribe estas líneas. –

Son las primeras palabras que escuchamos después del silencio que caracteriza el lugar.

Tras las rejas del locutorio del Monasterio de las Clarisas de Santa María de Jerusalén, situado en el barrio de Sarriá a los pies de la Sierra del Collserola, nos encontramos con Sor María del Sagrado Corazón Suñé, Abadesa del convento y la hermana Sor María de Jerusalén Cantero, responsable del obrador. Esta comunidad de Clarisas de Barcelona, formada por diecisiete hermanas venidas de toda España, de África y de Sudamérica, dedica su vida a la contemplación y la oración.

Hace seis años que la crisis obligó a estas monjas a cambiar de profesión. El taller de costura y bordado que las había sustentado hasta la fecha, junto con la fabricación de barcos de madera decorativos, dejaron de proporcionarles ingresos suficientes para poder pagar los gastos ordinarios del monasterio.

Tras ser asesoradas por las hermanas de la orden del Monasterio del Sagrado Corazón de Jesús de Cantalapiedra en Salamanca, tomaron la decisión de formarse como pasteleras y crear el obrador. Ahora las hermanas trabajan elaborando pastas artesanales cinco horas diarias, a excepción de aquellas de mayor edad. Ese es el caso de la Abadesa, que a sus 90 años es historia viva de esta congregación de Clarisas.

Recetas celosamente guardadas

El secreto de las recetas está bien guardado, con aportaciones de otros conventos de la misma orden y otras que han incorporado las novicias procedentes de su entorno familiar como es el caso de las magdalenas, receta de la madre de Sor María de Jerusalén, de procedencia andaluza.

Hojas de almendras, galletas, turrones, rosquillas, nevaditos, rocas y piruletas de chocolate…, son algunos de los dulces de convento que realizan las hermanas.

Los ingredientes utilizados en la confección de los dulces de convento son de primera calidad. Como nos explica la Madre: “Hemos probado varias mantequillas hasta dar con la que nos aporta un mejor sabor a las pastas. Al igual que hemos hecho con el chocolate”. De su huerto lo que utilizan son los limones, para aromatizar algunos de los dulces. “Productos naturales sin conservantes ni colorantes trabajados con mucho amor”. Para las hermanas, hacer pastas no es sólo una vía de subsistencia sino una forma de meditar y orar.

Las monjas han bautizado a las conocidas pastas de té de chocolate con el nombre de alegrías. “De las que elaboramos son las que más gustan. Por eso les pusimos este nombre”, nos dice la encargada del obrador. “O las estrellas de Jerusalén, o las bienvenidas”.

Otros monasterios llevan más de un siglo dedicándose a la elaboración de dulces de convento. Un ejemplo es el Monasterio de Santa Clara de Jesús de la Estepa. En sus inicios sólo elaboraban pasteles de batata y a partir de los setenta, cuando empezaron a dedicarse en exclusiva a la repostería, ampliaron sus especialidades. La mayoría de sus elaboraciones provienen del recetario familiar de una de sus hermanas de origen estepeño. Las Clarisas del monasterio de Marchena son otras expertas en dulces, las yemas de Santa Clara (a base de huevo y azúcar) son su producto estrella.

Venta a través del torno y por internet

Las hermanas nos confiesan que sus dulces aún no tienen mucha salida, pero que con la ayuda de Dios y de la Virgen de la Estrella, a la que están encomendadas desde hace cinco siglos, su trabajo dará buen fruto. “Hubo un intento con el grupo de Condis para la venta al mayor de nuestras pastas en sus supermercados, pero no llego a materializarse”, explica Sor María del Sagrado Corazón.

Las pastas artesanales de la hermanas Clarisas se pueden adquirir directamente en el convento o por su web www.dulcesdemonasterio.com y además atienden a encargos particulares. También las podemos encontrar en tiendas como Relicatessen del Mercado de la Boquería y en cafeterías como Caelum, donde las podemos degustar acompañadas de alguna bebida.

No queríamos irnos del Monasterio sin probar esas magdalenas de receta andaluza ni esas rocas de chocolate con almendras. Así que se las compramos a las hermanas.

– Por favor, pongan el dinero en el torno. – Nos dijo Sor María de Jerusalén –

Al girarlo teníamos la bolsa con la repostería.

– Muchas gracias hermana.- Contestamos.

Damos fe de que las magdalenas estaban buenísimas. Y qué decir de las rocas de chocolate y almendras…. y es que los dulces de convento son un trocito de cielo.

Teresa Girón para Cocina tu Imaginación

rosquillas de anís

Dulces de convento y receta de rosquillas de anís
 
Ingredientes
  • - 2 huevos
  • - 100g de azúcar
  • - 85ml de leche
  • - 80 ml de aceite
  • - 50ml de anís dulce
  • - 375g de harina de repostería
  • - 1 cucharadita de levadura química
  • - ralladura de naranja
  • - una pizca de sal
  • - aceite para freír
  • - azúcar para espolvorear
Preparación
  1. Calienta un poco el aceite, sin que llegue a hervir, y añade la ralladura de naranja. Deja enfriar.
  2. En un bol, bate los huevos con el azúcar hasta que estén un poco espumosos.
  3. Añade poco a poco la leche, el anís y el aceite con la ralladura.
  4. Tamiza la harina con la levadura y añádela a la preparación anterior. Mezcla hasta que esté todo bien integrado y deja reposar media hora.
  5. Toma porciones de unos 25g haz un pollito y júntalo para formar la rosquilla.
  6. Frie en abundante aceite dorándolas por los dos lados.
  7. Cuando estén tibias rebózalas en azúcar y listas.
Sin comentarios
Escribe un comentario

: