Blog

Scones de buttermilk, deliciosos panecillos ingleses

scones

En mi reciente escapada a tierras inglesas (en breve escribiré un post para daros ideas de donde comer), no podía dejar de traerme una recetita de estos típicos bollitos, los scones. Ya verás que son muuuuy fáciles y rápidos de preparar.

Aunque son muy populares en todo el Reino Unido y en otros países como Australia, Canadá o Estados Unidos, estos bollitos son originarios de Escocia. Son el acompañamiento indispensable para el famoso te de las cinco y también en el desayuno o el brunch.

Podemos encontrar diferentes variedades en cuanto a su forma o el relleno, puedes hacerlos redondos, cuadrados como los que yo he preparado o incluso en forma de triángulo. Y como relleno, el más popular es con mantequilla y mermelada y también con nata o lemon curd. Si lo prefieres salado prueba con queso fresco y salmón y verás que delicia.

Además de variar el relleno puedes incorporar otros ingredientes a la masa como frutos secos, pasas, hierbas aromáticas, pepitas de chocolate…

¿Me cuentas de que los rellenarías tu?

Scones de buttermilk, deliciosos panecillos ingleses
 
Ingredientes
  • - 350 g de harina
  • - 1,5 cucharada de levadura química
  • - 1 cucharada de azúcar
  • - 1 cucharadita de sal
  • - 30 g de mantequilla
  • - 310 ml de buttermilk*
Preparación
  1. Precalienta el horno a 220°.
  2. Mezcla la harina, la levadura, la sal y el azúcar. Añade la mantequilla en trozos y mezcla con los dedos hasta que quede integrada.
  3. Forma un hueco en el centro de la mezcla de harina y añade poco a poco el buttermilk (reserva una cucharada para pincelar) removiendo con un cuchillo hasta formar una masa blandita. Acaba de amasar con las manos.
  4. Pasa la masa a una superficie enharinada y forma con las manos un cuadrado de unos 20 x 20 cm y de 2 de grosor.
  5. Ahora tienes la opción de cortar la masa con un cortador redondo de unos 4 cm o cortar la masa en cuatro partes a lo largo y a lo ancho formando 16 piezas.
  6. Coloca los scones en una bandeja con papel de horno y pincela con el buttermilk reservado y hornea unos 15-20 minutos hasta que estén doraditos.
  7. Sirve tibios acompañados de tu relleno favorito.
Notas
* si no encuentras buttermilk recuerda que puedes preparlo en casa mezclando leche una cucharada de zumo de limón y dejando actuar unos 5 minutos.

scones

Sin comentarios
Escribe un comentario

: