Blog

a

Leche vegetal, ¿aporta todos los beneficios que necesitamos?

leche vegetal

Por su semejanza con los derivados lácteos, los preparados a base de semillas, frutos, legumbres o cereales han sido siempre denominados “leche”. La justicia europea, a raíz de una queja formulada por productores ganaderos, dictaminó que este término no pudiera hacer referencia a bebidas de origen vegetal, aunque coloquialmente se sigue utilizando.

Desde hace unos años ha ido en aumento el consumo de alimentos de origen vegetal, entre ellos las “leches” o bebidas vegetales. En el mercado podemos encontrar leche de soja, de almendra, de coco, de avena…

La lechevegetal es una opción para aquellas personas que no pueden tomar lactosa, que siguen una dieta vegana o que simplemente quieren reducir la ingesta de leche de origen animal.

Este aumento en los hogares españoles del consumo de bebidas vegetales  ha ido  en detrimento de la leche de vaca, según afirma en su artículo la Federación española de la Nutrición, por considerarlas más saludables, pero, ¿es cierta esta afirmación?

 

La leche es un alimento muy completo y de gran aporte nutricional, rica en proteínas y minerales esenciales, entre ellos el calcio, así como en la presencia de ácidos grasos básicos. En este sentido, la leche vegetal tiene una clara desventaja, su aporte de nutrientes es bajo debido a la escasa presencia del alimento principal que está muy diluido en agua. Según especialistas en nutrición, “la leche vegetal no debe considerarse un sustituto de la leche aunque pueden ser complementarios”. Entre sus beneficios, su bajo contenido en grasas es uno de los más apreciados, además de no contener colesterol ni lactosa.

A la hora de consumir leche vegetal hay que tener en cuenta varios aspectos:

  • Que no tenga un elevado contenido en azúcares añadidos (esto deberemos comprobarlo en la tabla nutricional del producto.)
  • Que esté enriquecida con calcio y vitaminas, por tener una escasa presencia de estos nutrientes.

Podemos encontrar hoy en día multitud de leches vegetales, veamos cuales son las más habituales y que beneficios aportan.

 

Leche de soja

Entre las mejores leches vegetales encontramos la de soja, es la más extendida y no le falta razón. A nivel nutricional es la más parecida a la leche de vaca, con valores muy similares en grasas e hidratos de carbono y con un nivel aceptable de proteínas. Una de sus mejores características son las isoflavonas, muy recomendadas en la prevención de enfermedades cardiovasculares y durante la menopausia.

Leche de avena

 Destaca su bajo aporte calórico y alto contenido en fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal. A tener en cuenta que es un producto menos completo a nivel nutricional.

Leche de frutos secos

En este grupo nos encontramos con la leche de almendras, de avellanas, nueces…, todas con un delicioso sabor y ricas en grasas saludables.

Leche de coco

 Es la que tiene un mayor aporte calórico, debido a su gran cantidad de hidratos de carbono y grasas saturadas por lo que no es aconsejable su consumo diario. Por otro lado es muy rica en minerales como el calcio, fósforo y magnesio. Es también una de las más usadas en cocina.

Hay muchas más como la de sésamo, arroz, quinoa, pero básicamente estas son las más habituales. De cualquier manera te recomiendo que te dejes guiar por un profesional a la hora cambiar tus hábitos de nutrición para no poner en riesgo tu salud.

 

Y ahora…¿quieres preparar leche vegetal en casa? Es muy fácil y te aportan más beneficios que las comercializadas.

Yo utilizo en casa el Vegan Milker por su sencillez, en un momento la tengo lista, me gusta prepararla de avena y de frutos secos, son mis favoritas. Solo tienes que poner una cantidad del ingrediente y triturarlo junto con el agua, puedes añadir algún endulzante si lo prefieres, luego filtras y …lista!

Aprovecha el descuento del 5% introduciendo mi código CNS-COCINATUIMAGINACION.

Leche de avena
 
Ingredientes
  • - 50 g de copos de avena
  • - 1 litro de agua
  • - 1 cucharada de azúcar (o el endulzante que prefieras, miel, sirope, estevia...)
  • - ½ cucharadita de canela
  • - una pizca de ralladura de limón.
Preparación
  1. Calienta el agua sin que llegue a hervir.
  2. Coloca la avena con el resto de ingredientes en el filtrador, introduce en el vaso y añade el agua caliente.
  3. Tritura con el turmix durante un minuto, retira el filtro y ayúdate con el mazo para escurrir bien la pulpa.

 

leche vegetal

 

 

Sin comentarios
Escribe un comentario

: