Panes, pizzas, masas saladas

pizza de calabaza

Cuando aso calabaza me gusta poner bastante cantidad para aprovecharla en diferentes recetas y así aprovechar bien el tiempo del horno. En el post anterior preparé una rica crema y la receta de hoy es otra idea perfecta para disfrutar de esta hortaliza de otoño, pizza de calabaza asada con cebolla caramelizada y queso feta.

pizza

Si hay un plato que destaque por su versatilidad ese es sin duda la pizza, puedes hacerla de mil ingredientes y combinaciones diferentes. Además de las más clásicas me gusta experimentar con sabores nuevos, incluyendo ingredientes menos habituales, y la verdad es que muchas veces consigo resultados sorprendentes. 

bagels

Los bagels son unos panecillos en forma de rosquilla muy jugosos por dentro y un acabado crujiente en el exterior. Aunque de orígenes polaco y judío ha sido en los Estados Unidos donde han alcanzado su popularidad y es uno de los elementos imprescindibles en el desayuno neoyorkino.

mini pizzas

Soy una fan incondicional de los tomatitos cherry y no he podido resistirme a comprarlos al verlos en el supermercado. Son un espectáculo para la vista por su colorido, rojos, amarillos, naranjas, así que me los traje todos!! Para salir un poco de lo habitual, que es ponerlos en la ensalada, vamos a preparar con ellos unas mini pizzas  y le añadiremos queso feta y aceite de albahaca.

coca

Hoy vamos a preparar una  coca de pimientos con queso feta y tomillo, una receta fácil, rápida y buenísima, se puede pedir más? La coca es muy típica de toda la zona mediterránea (Cataluña, Baleares…), y podríamos decir que es prima hermana de la pizza pero con algunas diferencias, como es la ausencia de la base de tomate y mozzarella, los ingredientes se ponen directamente sobre la masa.

focaccia

Con pocos ingredientes y muy habituales en nuestra cocina, vamos a preparar una focaccia, delicioso pan italiano plano y cubierto con hierbas, y que, al igual que su compatriota la pizza, es muy popular y conocida por todo el mundo. Seguro que la has probado alguna vez servida como acompañamiento en muchos restaurantes italianos.

Muy sencilla de preparar, tan solo hay que respetar los tiempos largos de levado propios de todas las masas de pan, aunque la espera vale la pena porque el resultado es exquisito.